El Ministro de Economía anunció que a partir de mayo los trabajadores en relación de dependencia que ganen hasta $506.230 brutos no pagarán el impuesto a las ganancias. El Gobierno decidió que desde el 1° de mayo de 2023, los salarios menores a $506.230 brutos mensuales no estarán alcanzados por el Impuesto a las Ganancias. La decisión eleva en un 25% el piso desde el que se paga el gravamen y apunta a mantener que del total de los trabajadores, menos del 10% sean los que tributen el impuesto a las ganancias.

En los casos que la remuneración bruta supere los $506.230 y resulte inferior a $583.851, los agentes de retención computarán una deducción especial incrementada. El piso equivale a 415.108 pesos de salario neto, tras el 18% de descuento por jubilaciones y cobertura de salud.